Internet, la gran evolución de las tecnologías de las cajas fuertes

tecnologias-cajas-fuertes
La vida de las personas lleva años ligada en pleno al avance tecnológico. Nuestros bolsillos se han convertido en portadores de smartphones, pequeños ordenadores con forma de teléfono móvil capaces de resolvernos miles de consultas y gestiones, y estamos comenzando a ver cómo las últimas tecnologías tienen mayor presencia en más objetos de nuestro día a día, como televisores con conexión a Internet, electrodomésticos que monitorizan nuestro día a día en función del uso que les demos o coches inteligentes. La seguridad física es uno de los ámbitos donde se está percibiendo este cambio. Los grandes fabricantes del sector no han dudado en reforzar el trabajo por incorporar a sus catálogos toda clase de sistemas innovadores destinados a incrementar la seguridad de cajas fuertes, armarios y otros dispositivos.

Una evolución que toca varias áreas

La irrupción de los avances tecnológicos ha provocado una evolución en el sector de la seguridad física que los profesionales identifican en aspectos variados, tal como se detecta en los catálogos de distribuidores especializados como la tienda online Opción Segura. La llegada de Internet al manejo seguro de estos dispositivos es el más reconocido por fabricantes como Gunnebo, BTV, Ferrimax o Phoenix Safe. Pensando en una posible distancia entre la caja y su propietario, las herramientas móviles y algunas tecnologías específicas, como Bluetooth, son capaces de realizar un seguimiento en tiempo real del dispositivo y de lo que se encuentra en su interior, o de programar una apertura a una hora determinada, todo ello de un modo cada vez más fácil de ejecutar.
Los cambios en la normativa europea de seguridad y el consiguiente establecimiento de distintos niveles o grados de blindaje en estos dispositivos también ha influido en los procesos de fabricación de marcas como DragoSanz. Ello ha generado, a su vez, el desarrollo y puesta en marcha de nuevos métodos de fabricación, como ha sucedido en el caso de Phoenix Safe. El resultado son cajas más ligeras y resistentes tanto a impactos o agresiones como al fuego.
De un extremo al otro del proceso, el modo en que se comercializan estos productos también ha evolucionado, de nuevo con Internet como protagonista. Arcas Ollé, Ferrimax y Gunnebo son algunos de los fabricantes líderes que perciben un incremento de sus ventas online, al mismo tiempo que se han centrado en una mayor diversificación de catálogos para adaptarse a las necesidades específicas de cada cliente. Este aspecto es la clave de la evolución de las tecnologías en la seguridad física. Los grandes fabricantes coinciden en centrar todos sus esfuerzos en aunar avances con comodidad, sencillez y seguridad. De este modo, Opción Segura, entre otras tiendas y distribuidores, ha logrado amoldarse también con éxito a cada exigencia que se le plantea.

Las empresas responden a los retos del presente y el futuro

Si varios son los cambios detectados en el ámbito de la seguridad física, también son numerosas las respuestas dadas por las compañías que lideran este mercado. Un buen ejemplo es la mayor inversión en la fase de fabricación, ya sea ampliando el espacio físico destinado a este paso del proceso, incorporando nuevos materiales o sumando máquinas y herramientas que realicen trabajos más perfeccionados. También en este aspecto, las nuevas tecnologías de las cajas fuertes han motivado un mayor esfuerzo en la parcela informática, ya sea incrementando los medios técnicos y humanos o creando áreas específicas.
A nivel de personal, las grandes empresas también han apostado por una búsqueda de la excelencia de sus plantillas. Así, han sumado técnicos mejor preparados o apostado por estrategias de formación que mantengan al día las capacidades de sus trabajadores. Otro aspecto de alta importancia es el perfeccionamiento de los procesos de control de calidad, tal como se puede comprobar en todos los productos comercializados por Opción Segura y otros negocios de venta online.
Y como se decía anteriormente, la adaptación a las necesidades específicas de cada cliente se ha convertido en el gran desafío del día a día de las empresas del sector. Su reacción ha sido la puesta en marcha de divisiones cada vez más concretas, centradas en exclusiva en el desarrollo y perfeccionamiento de sus distintos tipos de producto. Además, buscando llegar a clientes cada vez más distantes, se han puesto en marcha vías de exportación, de modo que el número de ventas se ha incrementado al mismo tiempo que la comodidad en el envío.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X