Cajas ignífugas para discos duros
Cajas ignifugas para discos duros

Las cajas ignífugas para discos duros tienen la función de proteger de la amenaza del fuego la valiosa información almacenada en este tipo de soporte, vital para muchas empresas. Si bien el nivel de protección contra el fuego que ofrece este tipo de cajas ignífugas varía entre los 30 minutos y las dos horas, contra el robo suele ser relativamente bajo. En líneas generales y aunque son muchos los modelos que existen en el mercado, sí que protegen de la indiscreción pero no ante un intento de robo. Su misión principal es por tanto proteger la información del fuego en caso de un incendio.

Una caja ignífuga para discos duros asegura que durante un tiempo concreto, especificado por el test de ensayo, la temperatura en el interior de la caja no rebasa los 120 ºC, que es la temperatura crítica a la que se destruyen estos tipos de soporte, aunque no entren en contacto con la llama. Los discos duros y USBs son más sensibles que el papel, para el que esta temperatura crítica a la que se descompone es de 178 ºC, pero menos que las cintas y otros tipos de soportes magnéticos e informáticos como como las DAT, DLTs y LTOs entre otras, que se destruyen a partir de una temperatura de 52ºC. En resumidas cuentas podemos decir que una caja ignífuga para discos duros ofrece más resistencia contra el fuego que un armario ignífugo para papel y documentación, pero menos que la de un armario ignífugo para cintas y soportes informáticos e informáticos. Por esta razón a la hora de seleccionar una caja ignífuga es muy importante saber qué guardaremos en su interior.

Referente a los tiempos de protección conforme a los que se testan estas cajas ignífugas varían típicamente entre los 60 y 120 minutos, conforme a las normas de ensayo UL/ETL y el MTC DIP 120-60DM habitualmente.

Por último cabe destacar un tipo muy particular de caja ignífuga para discos duros y USB: se trata de las que incluyen un puerto USB con cable, con las que se permite hacer copias de seguridad en el USB guardado en el interior de la caja fuerte sin necesidad de abrirla ni de sacar el disco USB de su interior.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X